Tras más de dos años de relación, Sandra no tenía dudas del amor de su novio. Menos aún se imaginaba que podría engañarla. Tampoco sospechaba que la traición sería protagonizada por su mejor amiga, Claudia, con quien ha compartido hasta los pequeños detalles de su romance.

Enterarse de que Claudia y Marcos tuvieron una "aventura" -como él lo confesó- le cayó como un balde de agua fría. Sandra se quebró totalmente. Terminó su relación y se encerró por días en su habitación. Incluso no iba a las clases del instituto y se alejó de sus amistades. Todo le hacía recordar a él.

"No quiero ver a esos traidores, se burlaron de mis sentimientos", repetía constantemente pues su amiga Claudia y Marcos estudian la misma carrera que ella.

Suele soñar y se imagina a ambos juntos, besándose y abrazándose. Llora y no lo entiende. "¿Hasta cuándo voy a sufrir?", se pregunta.

Cuando otras compañeras se acercan a ella para invitarla a salir o sus familiares la intentan animar, ella se niega.

Sus padres la convencieron de que volviera a clases, pero su atención era mínima. No hablaba con nadie y evitaba realizar trabajos grupales. Regresaba inmediatamente a casa luego de sus lecciones. Así pasaron dos meses.

NO AL ENCIERRO
La directora del Centro Psicoterapéutico del Perú, Janet Oliveros, sostiene que la persona afectada por un engaño no debe encerrarse. "Es la peor decisión porque el dolor siempre aparecerá y no podrá ser difuminado", advierte.

Además, recuerda que el ‘duelo’ por una separación es un periodo normal por el que atraviesa todo ser que está dolido. "Habrá dolor, tristeza, pero no puede aislarse de los demás", señala.

En caso de que esta etapa dure cerca de un año, lo ideal es que se solicite apoyo psicológico. También es importante que se realice un chequeo médico pues la depresión puede afectar la salud del paciente.

"La persona se puede volver insegura y necesitará recobrar la fe que tenía en sí misma", afirma la especialista. De lo contrario, las nuevas relaciones de amistad o los amorosas se podrán quebrar fácilmente.

De igual forma, sugiere que siempre haya sinceridad en la pareja para evitar una traición. "Si una relación se vuelve costumbre, es mejor terminarla", agrega Oliveros.

SUGERENCIAS

- Cada persona pasa por una etapa de ‘duelo’ diferente. Este periodo puede durar entre uno y dos meses.

- Una persona engañada puede llegar a la depresión y convertirse en insegura.

Las frases con las que se ‘delatan’ los infieles

"Estás loco(a)", "No te estoy engañando" y "No te estoy mintiendo" son las respuestas más comunes de las parejas que ‘sacan los pies del plato’, según investigación.

Si las dudas sobre la fidelidad de tu pareja te embargan y quieres saber, de una vez por todas, si está engañándote con otra persona, es probable que debas enfocarte más en sus palabras que en sus actos. Así lo señaló Amy Drescher, una investigadora privada estadounidense, quien reveló cuál es la frase que permite averiguar si te están ‘poniendo los cuernos’.

En declaraciones recogidas por The Huffington Post, la especialista aseguró que las parejas infieles -en especial los varones- tienden a entregar respuestas comunes cuando se les pregunta sobre conductas sospechosas como, por ejemplo, por qué llegan tarde todas las noches o por qué esconden tanto su teléfono.

Pero de todas estas frases, existe una que se repite con mayor frecuencia a la hora de tapar un engaño: "Estás loco(a)". El enunciado, una vez dicho, suele acompañarse por otros como "No te estoy engañando", "Soy un buen chico(a)" y "No te estoy mintiendo", que son los más usados por los ‘sacavuelteros’ según lo descubierto por Drescher a lo largo de su carrera.

Ante esto la experta asegura que, pese a que tu pareja intente convencerte de que te estás imaginando cosas, es importante darse cuenta que en realidad no estás perdiendo la cordura y que, por el contrario, "existe una importante razón por la que estás teniendo dudas".

Cabe destacar, además, que hay otros signos que permiten descubrir si el supuesto amor de tu vida está ‘sacando los pies del plato’. De acuerdo a una edición de la revista Marie Claire, el hecho de que tengas menos sexo con tu pareja o que se ponga ansiosa cuando recibe llamadas o mensajes de texto, también son posibles indicadores de una infidelidad.