Experimento de la gota submarina

Imposible. No lo intente más. Desista. Por más que agita la botella con aceite y agua, la mezcla no se vuelve homogénea. El agua y el aceite no se pueden disolver el uno en el otro. ¿Por qué?

La molécula de agua (H2O) se comporta como un imán. Tiene un polo positivo y otro negativo. El aceite, por su parte, se comporta de una forma completamente opuesta. Es un compuesto neutro. No tiene polaridad. Es decir, no se comporta como un imán. Por eso, no siente ni atracción ni repulsión por las moléculas de agua. El efecto es el mismo que si acercas un imán a un trozo de madera, por ejemplo.

Así, solo serán solubles en agua aquellas sustancias que se comporten como un imán. Algunos ejemplos de sustancias caseras de este tipo son el alcohol o el amoniaco.

Por otra parte, y siguiendo el dicho ‘Cada oveja con su pareja’ lo que se disuelve en agua nunca se disuelve en aceite y lo que se disuelve en aceite nunca se disuelve en agua.

Manuel Díaz Escalera nos propone este divertido y sencillo experimento, la gota submarina:

MATERIAL:

1. Un recipiente pequeño y un vaso mayor.
2. Aceite.
3. Alcohol.
4. Agua.
5. Pegamento y una moneda (opcional)
6. Una cuchara.

MONTAJE Y EXPERIMENTO:

1. Si el recipiente pequeño es de plástico le pegamos en la base una moneda para darle mayor estabilidad y evitar que flote.
2. Se toma el recipiente pequeño, se llena de aceite hasta la mitad y se coloca en el fondo del vaso. En el vaso se echa, con precaución, la cantidad de alcohol que sea necesaria para cubrir el recipiente pequeño.

3. Luego, con una cuchara, se va añadiendo, poco a poco, agua (de manera que escurra por la pared del vaso). La superficie del aceite del recipiente pequeño se irá haciendo cada vez más convexa.

4. Cuando la cantidad de agua añadida sea suficiente, el aceite se desprende de dicho recipiente y forma una esfera que quedará suspendida dentro de la mezcla de alcohol y agua.

EXPLICACIÓN:

El agua es más densa que el aceite y que el alcohol. Y el aceite es más denso que el alcohol. Por eso, el aceite flota en el agua, pero se hunde en el alcohol. Nosotros hemos preparado una mezcla de agua y alcohol (que se mezclan bien porque los dos son polares y se comportan como imanes). La nueva mezcla tiene una densidad intermedia, en la que el aceite ni flota ni se hunde.

link: http://www.youtube.com/watch?feature…&v=2qSZhmrf0Jw