El algodón de azúcar es una de esas raras delicias que encuentras sólo en ferias de pueblo, juegos de pelota y carnavales, porque para la mayoría de nosotros es demasiado frívolo para comprar una máquina de algodón para la casa. Sin embargo, esta persona amante de la tecnología, tenía unos cuantos discos duros viejos y se le ocurrió crear con uno su propia máquina de algodón de azúcar a bajo precio.

Todo lo que necesitas es un viejo disco duro que gire todavía, seis radios de bicicleta, una lata pequeña de metal, una lata vacía, y un tazón de plástico. Los rayos de la bicicleta se conectan al disco giratorio del disco duro y la lata metálica la llenarás de azúcar. Colocas algún tipo de combustible por debajo en la lata de metal (una lata de refresco picado sirve), cuando el disco duro comience a girar y lanzar azúcar fundido en todas las direcciones, el recipiente de plástico lo atrapara y, he aquí, algodón de azúcar.

Esta máquina no es muy diferente de una máquina de algodón de azúcar normal: Un pequeño recipiente contiene la azúcar granulada y gira rápidamente, mientras que algo caliente derrite el azúcar. La azúcar derretida sale volando en masas finas, creando una malla azucarada que queda atrapada en un recipiente más grande. Envuelves unas pocas capas de malla alrededor de un palo, y tendrás el pegajoso y dulce que conocemos y amamos.

La construcción de su propia máquina de algodón de azúcar es casi tan fácil como comprar una, pero esta cuesta aproximadamente 30 dólares, una opción más barata. Dicho esto, les advertimos que los discos duros contienen metales como el cobalto, rutenio y aluminio, que no te quieren ingerir. Si intentan este truco es bajo su propio riesgo es mejor admirar que alguien construyo esta cosa bajo la seguridad de la ventana de tu navegador.