y se hubiera lanzado a lo extraordinario plasmado en imágenes las mil y una historias que durante años anidaron en su mente.

Así una vez se apeó del comercio de lámparas, ha pasado los años siguientes creando mundos fantasticos, con sus montajes fotográficos con unas obras de arte que no dejan indiferente a nadie, que a todos nos tocan de una u otra manera, que nos empujan a pararnos sorprendidos a reflexionar sobre lo que nos sugiere

Cuantas veces hemos intentado controlar nuestros actos, nuestros impulsos

Pero solemos terminar arrastrados por situaciones que se repiten una y otra ves

Situaciones de las que escapar conlleva asumir las consecuencias

¿porqué no cojer las riendas de nuestra vida y arriesgarnos a cambiar las cosas?

¿por que no convertirnos en amos de nuestro mundo?