* * * * * * * * **

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * **

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

* * * * * * * * * * * * **
Fabricado por Fiat en marzo de 1940, se produjeron 779 unidades y llevaba 4 hombres por tripulación, su velocidad era 32 km/hora. Su gasolina era diesel y su capacidad de depósito 227 litros. Sus medidas eran 4.94 metros de largo por 2.38 metros de alto y 14.000 kilos de peso.
Su armamento era un cañón de 47 mm. y 4 ametralladoras de 8mm.



TANQUE ITALIANO M – 13
A principios de enero de 1940 el mariscal Graziani jefe del Estado Mayor general del ejército italiano, visitó el campo de pruebas de vehículos militares. Allí pudo observar los diversos tipos de blindados existentes. Entre ellos se contaba el modelo L-3, tanque de reducidas dimensiones (3 toneladas), armado únicamente con una ametralladora y del que el ejército poseía unas 1.200 unidades, prácticamente ineptas para el combate y empleadas frecuentemente en el transporte de municiones.


Otro modelo de tipo liviano, el L-6, fue descartado por distintos defectos mecánicos. Estaban también los modelos medianos M-11 y M-13, que posteriormente fueron adoptados. Durante la visita de Graziani (enero de 1940), el mariscal interrogó a sus informantes acerca de la cantidad de M-11 y M-13 en existencia. Se le respondió que solamente existían los prototipos que estaban a la vista. Los primeros 75 tanques M-11 serian entregados a sin de julio . . . y los M-13 no estaban si quiera en producción.

El tanque liviano de 3 toneladas era llamado irónicamente "lata de sardinas". La existencia de elementos blindados modernos, en el ejército italiano era en consecuencia, prácticamente nula. El mariscal Graziani intentó desarrollar las unidades blindadas, entre otras armas, y señaló a Mussolini la crítica situación existente.

El Duce, sin inmutarse, le respondió: "Tranquilícese nuestra guerra será esencialmente aeronaval . .. El ejército tendrá muy poco que hacer… Fue así que en el momento de entrar Italia en la guerra, de las 73 divisiones movilizadas, solamente 19 contaban con sus efectivos y armamentos completos.


En lo que respecte a medios mecanizados, el número total de vehículos, incluyendo 1.200 tanques L-3, prácticamente inservibles para la guerra moderna, era de 55.000 unidades (camiones, tractores, ambulancias, etc.); de éstos, 17.000 eran vehículos civiles requisados, poco aptos para acciones de combate. Esta situación, a pesar de los esfuerzos realizados posteriormente, persistió. Así, en 1942, año decisivo en la campaña africana, las fábricas italianas solamente pudieron entregar 1.800 tanques y 760 automóviles blindados.

En total, durante todo el transcurso de la guerra, hasta la rendición de Italia, los italianos alcanzaron solamente a producir 3.300 tanques. Así pudo decir el general Favagrossa, director general de fabricaciones militares: "Con tanta miseria, es de asombrarse que el ejército italiano, tan injustamente criticado y vilipendiado, haya podido combatir, avanzar y resistir contra ejércitos más poderosamente armados, a los cuales, desde cualquier punto de vista, nada les faltaba …"
Entre os blindados italianos que intervinieron en la lucha en África, se destacé el M-13. que revistó como unidad básica en las divisiones que acompañaron a Rommel a través de toda su campaña en el norte de África.

El M-13 era un buen tanque, dentro de su categoría. Fue producido por los establecimientos Fiat-Ansaldo y sus características principales eran las siguientes: Largo, 4,83 m; ancho 2,10 m; peso. 14 t.; motor 100 HP y el espesor máximo de su coraza era de 30 mm. Su velocidad alcanzaba a 30 km/h y estaba armado con un cañón de 47 mm. y das ametralladoras en afuste doble. Lo tripulaban 4 hombres.