Quién no tiene una escena de sexo en la retina, uno de esos momentos eróticos que se quedan marcados para siempre, esos minutos frenéticos y realistas que hacen olvidar la línea que separa la ficción de la realidad y nos sumergen en un viaje dónde los protagonistas quisiéramos ser nosotros mismos. ‘El Cartero siempre llama dos veces’, ‘Monster’s Ball’, ‘Instinto Básico’, ‘Acoso’ y un largo desfile de películas que nunca olvidaremos y que marcaron para siempre nuestra retina con esas escenas eróticas que tantas veces rememoramos en nuestros momentos más íntimos.

Ahora os traemos una lista de los mejores momentos de esas películas que consiguieron que tuviéramos algún que otro sueño erótico con nuestras actrices y actores favoritos, un ranking con pasajes inolvidables, de películas que acompañaron nuestra pubertad y nos ayudaron a remarcar nuestra tendencia sexual. Desde aquí también mi homenaje más sincero a esas actrices que me acompañaron durante toda la adolescencia y a Sharon Stone por ese cruce de piernas que nunca olvidaré:

Bajos Instintos

Instinto Básico’

Un punzón de hielo, un cruce de piernas y mucha intriga consiguieron uno de los grandes taquillazos mundiales de comienzos de los noventa y algunas de las mejores escenas eróticas de los últimos años. La segunda que os propongo me resulto de lo más efectiva y dificil de olvidar. De primera os añado una de las escenas eróticas que jamás olvidaremos, un detalle de Sharon Stone que consiguió que desgastáramos el botón de pausa de nuestros VHS.

‘El cartero siempre llama dos veces’


No podía faltar en una sección de cine erótico. Tenemos dos versiones y si la primera queda como la cinéfila la segunda es considerada la más ardiente. La primera película lanzaba a Lana Turner al estrellato con una aureola de mujer provocativa y femme fatale. La segunda, de 1981 y ya sin los puritanismos de aquellos años, se recuerda por el polvazo que llevaban a cabo Jack Nicholson y Jessica Lange en un lugar muy adecuado, la mesa de una cocina. Una fusión entre el placer culinario y el sexual. Una escena en la que la harina es el invitado perfecto y necesario para que la temperatura suba mientras sus dos protagonistas están con las manos en la masa.

‘Monster’s Ball’

Magnífico y durísimo drama que narra la relación que se establece entre un hombre incapaz de amar a su familia y una mujer de color, ambos en una dura situación personal y económica. El destino cruzará sus caminos, marcados por la pérdida y la soledad. La guapa Halle Berry hizo historia por su intensa interpretación, al ser la primera mujer de color que obtiene el Oscar en la categoría de mejor actriz principal.

Además este intenso drama nos dejó una de las escenas eróticas más recordadas, con el protagonismo y la intensidad de Halle Berry.

‘Acoso’


Tom Sanders es un maduro y atractivo ejecutivo que trabaja en una empresa de alta tecnología y que está a punto de ser ascendido. Sin embargo, en una semana crucial para su vida, verá sus aspiraciones rotas cuando, en lugar de él, es nombrada para el puesto Meredith Jonson, una antigua novia suya que ahora es una ambiciosa ejecutiva.



‘Criaturas Salvajes’


Thriller erótico repleto de escenas memorables. La recreación a cámara lenta en la gloriosa anatomía de Denise Richards al salir de la piscina o el trío entre Matt Dillon, la Richards y Neve Campbell. Pero, de entre todas las escenas, tal vez la más calentorra y original sea esta: Denise Richards y Neve Campbell haciendo una pelea-de-perras en plena piscina ante los desorbitados ojos de Kevin Bacon. Poco a poco, la violencia se va transformando en morbo, caricias,…

‘El Cabo del Miedo’


Hay escenas eróticas que no necesitan desnudos, ni cuerpos frotándose, se producen de forma inesperada, sutil, la lolita Juliette Lewis y el cuarentón Robert de Niro lo consiguen de una manera casi perfecta: ‘Anoche estuviste pensando en mi, ¿verdad?’, le pregunta él. Ella, ya en edad de consentir, consiente y se estremece, ardiendo por dentro como una tea. Él, le mete el dedo en la boca. Ella chupa, esbozando una felación en el pulgar de Bobby. Y luego, el morreo profundo, ardiente, sexual en grado sumo. Una escena inolvidable que hizo sudar a más de uno en el patio de Butacas.

‘El color de la Noche’


Atormentado por el extraño suicidio de una paciente, un prestigioso psicólogo abandona su consulta y se instala en Los Ángeles en busca del apoyo de su amigo Jim que, a su vez, se encuentra muy alterado por las incesantes amenazas de muerte de que está siendo objeto. Poco antes de ser asesinado, Jim confiesa que sospecha de cinco pacientes que está tratando en una terapia en común.

Otra escena inolvidable en una cinta que no lo es tanto. Bruce Willis y Jane March suben la temperatura del ambiente unos cuantos grados.

’9 semanas y media’

Una galerista de Manhattan inicia una apasionada relación con un misterioso hombre de negocios. Su atracción hacia él la llevará hasta límites donde el deseo se difumina en escabrosas variantes… Él era Mickey Rourke, un actor interesante (había intervenido en films de Coppola, Cimino, Kasdan, Parker, Spielberg y Levinson) y con un poderoso atractivo cuya fama e imagen de sex-appeal prácticamente le arruinó la carrera. Ella era Kim Basinger, una rubia espectacular que calentó medio planeta cuando "sólo" se dejó el sombrero puesto. En esta lista no podía faltar este clásico del cine erótico.