Adolf Hitler (1889-1945), líder del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP), posa para el fotógrafo Heinrich Hoffmann, mientras se escucha una grabación de sus propios discursos de 1925. Después de ver las fotografías, Hitler ordenó a Hoffmann para destruir los negativos, pero él desobedeció.