La República Islámica de Irán ha revelado la fabricación nacional de un avión de combate en una ceremonia realizada este sábado en la capital, Teherán, y presidida por el jefe del Gobierno iraní, Mahmud Ahmadineyad.

El aparato, denominado Qaher 313 (Conquistador 313) es un caza de combate monoplaza con tecnología antirradar similar al F/A-18 en rendimiento y F-5E/F Tiger II, según las autoridades iraníes, y supondría el primer paso en la renovación de las Fuerzas Aéreas iraníes, cuyo grueso está compuesto por aviones de fabricación rusa o bien entregados por Estados Unidos antes de la Revolución del 79.

El presidente iraní reiteró en la ceremonia que el proyecto del Qaher "porta un mensaje de hermandad, paz y seguridad, y en modo alguno supone una amenaza para nadie porque no hay intención de interferir en los asuntos internos de otros países", según declaraciones recogidas por la cadena iraní Press TV.

El Qaher se suma a otros aviones de fabricación iraní como el Azarajsh (Relámpago), el primer avión de combate fabricado íntegramente en la república islámica, y el Saeqeh (Rayo), un derivado del Azarajsh que vio la luz pública en septiembre de 2010.