TECNOLOGIA / 26/04/12
Se proyecta que tenga un peso de 600 toneladas (600 mil kilogramos), unas alas de 117 metros de largo entre las dos y que sirva para transportar cohetes de 90 metros de largo: será la nave Stratolaunch (Roc), las más grande que el ser humano haya construido.

La historia

El CEO de Mojave Air and Space Port, Stuart Witt, sondea a la flota de técnicos y demás equipo pesado siendo trasladados a través de ocho hectáreas de desierto:

En su momento parecía un sitio extenso de construcción, pero después de dos años, el trabajo concluirá en un par de edificaciones aplomadas: una será un complejo de fabricación para la aeronave más grande del mundo. La otra, el hangar que albergue al avión. Esto es el proyecto de iniciativa privada llamado Stratolaunch.

"Están viendo algo que será fundamentalmente impresionante" dijo Witt.

El nombre oficial de la nave gigante es Model 351, pero ya tiene un sobrenombre: la Roc, como el ave de la mitología persa que era lo suficientemente grande como para cargar elefantes.

Las dimensiones

En 2015 se abrirán las puertas del hangar, más anchas que la longitud de un campo de fútbol americano (91 metros). La nave nodriza del proyecto Stratolaunch (Roc), se trasladará dentro de la plataforma Mojave, que se extiende 3 mil 810 metros a través del desierto cerca de las faldas de las Montañas Tehachapi. La blancura brillosa de la Roc ya esboza sombras ante la inclemencia del sol californiano.

La súper nave, que tendrá 6 motores y fuselajes gemelos, está siendo construida para transportar cohetes a más de nueve mil metros de altura. En dicho punto, el cohete se desprenderá del trasbordador para incurrir al espacio exterior.

Las primeras cargas consistirán en satélites y otros artefactos, pero los patrocinadores del programa dicen que la nave eventualmente transportará pasajeros. Así, la Roc será una plataforma de lanzamiento tanto para vuelos gubernamentales como para vuelos comerciales.

Increíblemente, el proyecto ha estado en desarrollo por más de ocho años en total secreto. Pero el pasado diciembre, el millonario Paul Allen anunció al mundo su proyecto Stratolaunch en una conferencia de prensa en Seattle.

"Por primera vez desde (el lanzamiento de) John Glenn, América es incapaz de hacer volar a sus propios astronautas al espacio" dijo Allen en Seattle. "Stratolaunch edificará un sistema de lanzamiento para brindarnos acceso orbital al espacio con gran seguridad, flexibilidad, y costos efectivos, tanto para cargamento como para misiones manuales".

En el proceso, el equipo del Stratolaunch espera construir una nueva industria de vuelos espaciales. Además, cuando el costo de lanzamiento decrezca, la industria de satélites, de turismo y de proyectos científicos podrán llegar al espacio: el firmamento realmente estará al alcance del público.

"Para permitir el acceso de personas a órbita, necesitamos incrementar la seguridad en un factor del 100 por ciento" dijo Burt Rutan, diseñador del proyecto cuya empresa tiene base en Mojave.

El cohete también podrá ser ordenado vía Internet, ya que Allen hizo acercamiento con el cocreador de Pay-Pal, Elon Musk, quien fundó la primera compañía de vuelos espaciales privados , SpaceX.

Cuando la flota espacial de Estados Unidos se retiró en 2011, debido al recorte presupuestal que la administración de Barack Obama implementó a la NASA, el país norteamericano perdió su único recurso para mandar astronautas fuera del planeta. Stratolaunch es la última iniciativa privada que está intentando llenar ese vacío.