Jean Harlow fue una actriz de cine estadounidense y sex symbol de la década de 1930.

Conocida como La rubia platino por su famoso cabello, su enorme popularidad e imagen de vampiresa contrastaron con su vida privada que acabó con una muerte prematura a los 26 años.

Su verdedero nombre era Harlean Carpenter y nació en Kansas City, el 3 de marzo de 1911 en el seno de una familia de clase media. Hija de Mont Clair Carpenter, un dentista, y su mujer Jean Poe Harlow.


Jean a los 3, 4 y 12 años

Su madre era extremadamente protectora con Harlean, lo que creó una relación muy fuerte entre ellas para el resto de sus vidas. Solía llamarla ‘Baby’ en vez de Harlean; de hecho, sólo cuando ingresó en la escuela la niña se enteró de que su verdadero nombre era Harlean y no ‘Baby’. Poco después, sus padres se divorciaron. Jean consiguió la custodia de Harlean y ésta sólo volvió a ver a su padre una vez en la vida.

En 1923, ambas se mudaron a Hollywood con la esperanza de que Harlean se convirtiera en una gran estrella, pero tras estudiar brevemente en una escuela dramática para chicas sin lograr mucho éxito, volvieron a Kansas pasados dos años.

Después Harlean estudiaría en Illinois, y a sus dieciséis años conoció al que sería su primer marido, Charles McGrew, de 20 años y heredero de una gran fortuna.

Sintió tal atracción hacia él que se fugaron, estableciéndose en Los Angeles, en donde contrajeron matrimonio en 1927.

La vida de Jean Harlow ya empezó entonces a no ser un campo de flores, sino un tremendo infierno, del cual la propia actriz ha evitado siempre referirse, a punto tal que nunca más mencionó a McGraw como su marido. Luego de su divorcio comenzó a usar el nombre de su madre como nombre artístico.

Empezó trabajando como extra e interpretando pequeños roles antes de su primer papel en solitario. En 1929, poco antes de su divorcio y desafiando la moral de la época, Jean Harlow había posado desnuda para el fotógrafo Edward Bower e iniciado un romance con el multimillonario Howard Hughes.


Fotografías tomadas por Edward Bower

Hughes, prendado de su particular personalidad y sus encantos, la lanza al estrellato al darle un papel en la película de 1930 Los ángeles del infierno.


Con esta película Jean encandiló al público aunque no a la crítica, que incluso llegó a juzgar su actuación como terrible.

Jean conoce durante la filmación de la película a Pul Bern, un alto ejecutivo de la MGM, 22 años mayor de ella quien un par de años más tarde sería su esposo.



Jean y Paul Bern

En esa película Jean tiene una de las frases más célebres de Hollywood: "Le molestaría que me pusiera algo más cómodo?", pregunta a Ben Lyon. Entonces, mientras se dirige a la puerta del dormitorio, deja caer el abrigo de pieles y muestra su espalda, desnuda y completamente blanca, con una fina cinta que sostiene su traje de gala escotado hasta abajo siguiendo la línea de la espina dorsal y revelando que no tiene copiño. Y mira sexualmente hacia atrás, por encima del hombro. Esta es la postura erótica que más tarde se convertirá casi en la marca de fábrica de Harlow.

A la fama conseguida con Ángeles del infierno, le siguen sus participaciones breves en películas como Luces de la ciudad (1931, Charles Chaplin) o compartiendo protagonismo con James Cagney en El enemigo público (1931) y Platinum Blonde con Robert Williams y Loretta Young (1931, Frank Capra).



El Enemigo Público




Jean en Platinum Blonde

A fuerza de trabajo, voluntad y ayudada por Howard Hughes se va transformando en una excelente comediante, limitada, pero segura. La influencia del magnate hizo que todo el mundo se fijara en ella y ya en 1932 pasa de un papel corriente en Abismos de Pasión, a uno honorable en The Beast of the City, y al triunfo personal que supuso La Pelirroja .

A partir de ese momento Jean Harlow, con su 1,56m, sus medidas 86-61-89, su belleza, su mirada, su pelo rubio platino y su desparpajo, se convirtió en un símbolo sexual.

En pleno apogeo de su éxito, muchas de sus fans femeninas se tiñeron el pelo de rubio platino como ella, e incluso Howard Hughes organizó un concurso en el cual el peluquero que más se acercara al tono de rubio de la actriz, recibiría un premio de 10.000 dólares.

Poco después, a la edad de 21 años, Harlow firmó un contrato con Metro Goldwyn Mayer (MGM) en 1932, año en el que también contraería matrimonio con Paul Bern. Fue entonces cuando Harlow se convirtió en una superestrella.

Inmediatamente después de La Pelirroja, se superó más en Tierra de Pasión (Red Dust), con Clark Gable. Aquí Jean Harlow libera el atractivo erótico que los demás cineastas no habían resaltado más que de forma torpe.




Tierra de Pasión

A los dos meses de su casamientos con Bern, el 5 de Septiembre de 1932, mientras se estaba filmando Tierra de Pasión, el mayordomo de la estrella encontró el cuerpo de Paúl Bern en el cuarto de baño del dormitorio, desnudo completamente, oliendo al perfume favorito de Jean Harlow "Mitsouko" y con un disparo en la cabeza.

Sobre el tocador una nota decía: "Mi muy querida: Desgraciadamente, ésta es la única salida para reparar el daño que te he causado y borrar mi humillación. Entiende que lo de anoche fue solo una comedia.Te amo. Paúl."

Al no encontrarse Jean en el domicilio en aquel momento, el mayordomo llamó inmediatamente a los directivos de la MGM, antes que hacerlo a la policía. Directores relevantes de la compañía ocultaron inicialmente la referida nota a las autoridades policiales, para evitar un escándalo aún mayor para los Estudios, que ya seían afectados por el rumor que desde hacía tiempo corría por Hollywood sobre los problemas que tenia el matrimonio desde la misma noche de bodas, debido a la leve impotencia de Paul que era incapaz de calmar la furia sexual de su esposa.

Los investigadores que más tarde revisaron la nota no pudieron comprender el significado de esas palabras. La secretaria de Bern, afirmaba que la caligrafía de la nota de suicidio no le pertenecía a su jefe, sin embargo el dato no fue tomado en cuenta, ni se investigó en profundidad.

Finalmente concluyeron que Bern se había suicidado por no poder soportar más su imposibilidad de satisfacer sexualmente a Harlow. Sin embargo, siempre quedo flotando la infundada sospecha de que Jean Harlow lo había asesinado.

Para completar la tragedia, un día después, Dorothy Millette, la primera mujer de Paúl Bern, también se suicidó arrojándose al río Sacramento. Esto no dañó en modo alguno la carrera de Harlow, que acabó incluso más popular que antes.

Luego de la muerte de su marido, Harlow, viuda con 22 años, tuvo un romance bastante indiscreto con el boxeador Max Baer, cuya mujer amenazó con divorciarse nombrándola a ella como causa principal. MGM no tardó en casar entonces a Harlow con el cineasta Harold Rosson para cubrir las apariencias. Ambos se divorciaron sin más escándalos siete meses después.

La pasión de Jean Harlow era conocida por los hombres mas atractivos de Hollywood. Por la mansión de la actriz pasaron los ídolos del momento, los productores mas influyentes y las marcas mas conocidas de artículos relacionados con el sexo.

Las fantasías del mito platino de los años treinta, según palabras de su segundo marido eran totalmente insufribles y difíciles de soportar. Su ego en ese campo trascendía por conductos anormales y cuentan que el actor Clark Gable, acostumbrado a todo, tuvo que pedir ayuda una madrugada desde su residencia, ante la imposibilidad de satisfacer las "atenciones" sexuales permanentes que le exigía Jean.


Clark Gable y Jean Harlow

Los pensamientos que su figura proporciona eran y son tan fuertes como los cimientos del propio cine, y sobre ellos se estableció la mujer que fue la más fiel representación del sexo en toda su plenitud.

Hablar de Jean Harlow, es como hablar de Mae West, pero en sentido inverso a las agujas de un reloj: Jean poseía la insinuación, la técnica y el estudio, Mae la provocación, la ordinariez y la vulgaridad. Ambas solo coincidían en una sola cosa, eran tremendamente rubias e insaciables con el sexo.

De todos es conocida la trayectoria y la fama de Chaplin con respecto a las mujeres que pasaron por su vida, pero al mismo tiempo eran del dominio publico, las anécdotas de Jean sobre Charlot, contándoselas a sus amistades mas intimas y que ocasionó que el genio del cine rompiera sus encuentros de forma fulminante. Jean era así, contaba todo lo que hacia, se enorgullecía de ello

En 1933 Harlow protagoniza un éxito tras otro, Hold Your Man, Bombshell y la mítica película de culto Cena a las Ocho (Dinner at Eight).


Bombshell


Hold Your Man


Dinner at Eight

Ya en 1934, Harlow se enamora de William Powell, otra de las estrellas de la MGM y mantienen un romance que se extiende por más de dos años.


Jean Harlow y William Powell

Pasaron muchos hombres por su vida, era la estrella de moda, sus películas eran tremendos éxitos de taquilla y el respaldo de sus mas famosos amantes: Howard Hughes, Clark Gable, Charles Chaplin, William Powell y el capo de la mafia Abner "Longy" Zwillman, contribuyeron a fomentar su ascenso a la fama total.

A mitad de la década de 1930, Harlow era una de las mayores estrellas del cine estadounidense y la principal actriz de MGM.

Cuando la Metro volvió a juntar a su pareja "sensación", Clark Gable y Jean Harlow, en Mares de China (China Seas, 1935), el erotismo cinematográfico sufrió una nueva sacudida.




Mares de China

Su última película fue Saratoga (1937), nuevamente junto a Clark Gable. Mientras rodaba la película,Harlow comenzó a llegar tarde a los estudios debido a problemas de salud, hasta que el 29 de mayo de 1937 se desmayó en el plató y fue trasladada al hospital y diagnosticada de uremia, una enfermedad derivada del riñón que Jean sufría a consecuencia de haber padecido en su niñez la escarlatina.


Jean Harlow murió en el hospital el día 7 de junio, 9 días después de ser ingresada, a la edad de 26 años.

Ella fue sepultada en el Great Mausoleum del Forest Lawn Memorial Park in Glendale, California, en un panteón privado revestido de mármol por el que William Powell pagó US$ 25.000 en ese momento.

Jean fue enterrada con el deshabillé que usó en una de sus películas con una gardenia blanca en sus manos y una nota escrita por Powell. Su epitafio dice simplemente Our Baby ( "Nuestra bebé" ), tal y como su madre solía llamarla.

Esta es la versión oficial, pero no obstante seria injusto ocultar que hace años un periodista francés, intentó pedir el historial de Harlean Carpenter, para su base de datos (estaba preparando una biografía de Jean Harlow) en el centro donde la actriz fué ingresada y no constaba en el año 1937 ninguna ficha oficial a ese nombre, figuraba otro nombre, a la misma hora y en la misma habitación, pero las circunstancias del ingreso eran totalmente distintas y detallaban serias y profundas heridas desgarrantes en sus genitales, propias de las prácticas sexuales extremas. ¿Fué una cortina de humo planeada por los Estudios en aquella época?

Lo que no cabe duda es que Jean Harlow nació, vivió y murió como ella misma quiso y nos dejó una estela tan suavemente bella y peligrosa como aquel vestido de satén blanco pegado a su cuerpo .

El 7 de junio de 1937 fallecía la primera rubia platino del mundo del espectáculo, dejando inacabado su film "Saratoga", que tuvo que concluir una doble. Aquella triste y extraña desaparición hizo que la película se convirtiera en el título más taquillero de toda la década del treinta.

La criatura dorada que fue Harlow pasó a engrosar la lista de víctimas del falso sueño de Hollywood, como Gail Russell o Frances Farmer. Pero éstas no llegaron a alcanzar la fama, y Harlow, por el contrario, se convirtió en mito con la imagen de diosa del sexo que el público se había formado de ella.

En un libro que se publicó en el año 1990 en Francia sobre Marilyn Monroe hay un apartado en el que la actriz habla sobre Jean Harlow. Marilyn siempre quiso llevar la vida de Harlow a la pantalla, proyecto que por desgracia nunca pudo llevarse acabo. Marilyn pretendía ser Jean en todo. Así hablaba sobre Jean Harlow:


Marilyn caracterizada como Jean Harlow

"Cuando iba de pequeña al cine, siempre consumía los trabajos de Harlow como si de mi misma se tratase. Pensaba que tarde o temprano sería como ella, tendría un pelo así de bello y la imitaba siempre que podía. Mi mayor ilusión ahora es darle vida en la pantalla, es un proyecto que está por encima de cualquier otro papel que me ofrezcan. Además, hay tanto de Jean en mí, que hasta pensarlo me deja sin poder dormir. Era una pobre chica que pretendía ser la reina de Hollywood y para conseguirlo pasó por encima de los hombres mas influyentes. A veces cuando me pongo ante el espejo, Marilyn y Jean se funden en una sola y eso me da fuerzas para seguir".

Jean Harlow fué el símbolo de una década. Jean reunía glamour, sexo, belleza y poder. Puede que no fuese una actriz de carácter, ni sus interpretaciones comparables a las divas de entonces, pero desprendía tal grado de magnetismo del que nadie podía huir.

Clark Gable la definió de una manera perfecta:
"Jean era una muñeca adorable, una mujer sensible y a la vez peligrosa. Es curioso, existen tantas similitudes entre ella y Marilyn, que a veces comprendo la obsesión que Marilyn tiene sobre el personaje. Ambas son seres totalmente incomprendidos, necesitados del halago, de la fama, del amor, las caricias, de sentirse amadas. Jean poseía un imán tremendo hacia los hombres, uno no podía estar tranquilo a su lado, creo que su perfume, el calor de su piel, el roce suave de sus manos….!!Jean… Jean!!… A veces no sé que fué mejor, si compartir una película contigo, o cerrar los ojos y dejar que la música te envuelva. Fué una de esas mujeres que marcan su paso por el mundo, es como si fuera dejando piedras por el camino para que nadie la olvidase. Yo la amé mucho, tremendamente y fué todo un placer trabajar con ella."

Poseía un magnetismo brutal y la sinuosa figura de Jean Harlow ha traspasado el tiempo. El resplandor de esta rubia platino, como figura o animal de pantalla es latente y su calor invade las venas del espectador.

Trivia:
La cantante Gwen Stefani encarnó a Jean Harlow en un breve papel en la película El aviador de Martin Scorsese .
Famosa por ignorar completamente la moral de su época, a la actriz se le atribuyen frases como: "Me gusta levantarme cada mañana con un hombre distinto" o "La ropa interior me resulta incómoda y además mis partes tienen que respirar".
Tanto Jean como Marilyn tuvieron a Clark Gable como co-protagonista de sus últimos filmes, Marilyn en Los Inadaptados y Harlow en Saratoga.
Según cuenta una "leyenda", el famoso perro Rin Tin Tin murió en sus brazos en 1932.
La cantante estadounidense Madonna le rinde su homenaje, así como a otras grandes estrellas de aquella época, en la canción Vogue de 1990.
Pese a haber muerto tan javen y hace ya 75 años, el American Film Institute la ubica en el puesto 22 de las Mayores Leyendas del Cine Americano.
Antes de filmar cualquier escena su ritual consistía en pasarse hielo por lo pezones para lucir más "impactante".
Fue la primer actriz que apareció en la portada de la revists Life.

Videos de Jean Harlow

link: http://www.youtube.com/watch?Kr_VpZEs4gA

link: http://www.youtube.com/watch?o_7J_IDIdJQ

link: http://www.youtube.com/watch?m_xCwc72Pd4

Galería de Imágenes de Jean Harlow




[/URL]