Sin embargo, existen otras afecciones que debemos tener en cuenta: los orzuelos.

Los orzuelos se manifiestan en los párpados, en la zona cercana a las pestañas, como pequeñas protuberancias con pus en su interior. Los mismos pueden aparecer por múltiples factores y los síntomas más comunes son: lagrimal hinchado, ojos rojos, lagrimeo continuo y sensibilidad a las luces brillantes.
Así como existen varios síntomas también existen varias técnicas para tratarlo, por eso es importante consultar al médico para que nos indique cuál es el tratamiento ideal.
Sin embargo, existen otros consejos para poner en práctica en el hogar:

PASO 1: Aplicar compresas de agua tibia 4 veces al día con un paño debidamente higienizado.

PASO 2: Cerrar los ojos y colocar las compresas durante 10 a 15 minutos cada vez.

PASO 3: Una vez que aparece la cabeza del orzuelo, con un centro blanco o amarillo, despegar el párpado tirando del borde hacia fuera para ayudar a liberar el pus y calmar el dolor.

PASO 4: Otra opción es utilizar compresas tibias de malva silvestre y manzanilla.

PASO 5: No pinchar el orzuelo.

PASO 6: No tocar el orzuelo con los dedos para evitar una infección mayor.

PASO 7: No colocar hielo.

Recuerda!

1- Cuidar los ojos de las partículas ambientales.

2- Tratar la piel grasa de la cara.

3- Adoptar una alimentación natural.